Sistema linfático

1 voto | Media: 5

El sistema linfático es un sistema de suma importancia para el cuerpo humano debido a que es nuestro método de defensa y supervivencia ante enfermedades causadas por células u organismos malignos para el cuerpo mediante la activación de células especializadas es la absorción de partículas dañinas y la utilización de muchos otros factores más así como de regular ciertas funciones de nuestro organismo.

Sistema linfático

Este sistema es una estructura anatómica la cual está constituida  por fluidos, los cuales circulan en una sola dirección a través de una red de ganglios (abultamiento variable en tamaño, constituido por tejido linfoide o células nerviosas) y vasos (conductos que llevan la sangre que el corazón impulsa) que se encargan de transportar a la linfa por distintos órganos, tejido y por la médula ósea roja siendo en esta donde se originan los linfocitos (variantes de los glóbulos blancos pero con el mismo fin inmunitario).

La linfa

Se le denomina como linfa a un tipo de líquido presente en nuestro organismo, siendo este generalmente incoloro. El líquido recorre el cuerpo a través de los vasos linfáticos.

Este líquido es producido cuando hay un exceso de salida de los capilares sanguíneos hacia el espacio que existe entre las células (intersticial o intercelular) siendo los capilares linfáticos los encargados de recogerlo y drenarlo hacia los vasos capilares de mayor diámetro hasta llegar a las venas subclavias que son dos venas bilaterales (izquierda y derecha) de un tamaño muy grande, ambas irrigan en la misma dirección, delante de ellas se encuentra el músculo subclavio y después la clavícula. Detrás está localizada la arteria subclavia y abajo, la vena reposa en la primera costilla y el pulmón siendo la pleura la que separa a la vena del pulmón.

Los músculos al crear ligeras contracciones, la pulsación de las arterias que se encuentran cercanas y el propio movimiento de las extremidades de cuerpo, hacen que la linfa recorra el sistema linfático. Algo denominado edema es lo que se producirá al momento en el que un vaso sufra una obstrucción ya que el líquido linfático se acumulará provocando una hinchazón.

La composición del fluido tiene una baja concentración de proteínas pero una alta cantidad de lípidos, tiene similitud a la sangre siendo la principal diferencia que las únicas células que este líquido transporta son los glóbulos blancos, los cuales van desde los capilares procediendo de los ganglios linfáticos con un nulo contenido de glóbulos rojos.

Existe la posibilidad de que este fluido pueda contener microorganismos y para eliminarlos evitando así su llegada al torrente sanguíneo principal son necesarios los ganglios linfáticos que funcionan como filtros. Otra diferencia entre la linfa y la sangre radica en la cantidad presente en el cuerpo siendo la linfa menos abundante ya que se considera que existen alrededor de solo 2 litros aproximadamente comparado con el volumen sanguíneo que es de 5 litros.

La linfa también se encarga de realizar ciertas funciones, siendo estas la de fungir como elemento de defensa y protección que el cuerpo tiene para evitar el ataque de los organismos patógenos, recolectar todo el líquido intersticial devolviéndolo al torrente sanguíneo y absorber los nutrientes del aparato digestivo para llevarlos hasta las venas subclavias.

Ganglios y sistema linfático

El plasma y la linfa comparten cierta similitud en composición ya que contiene:

  • Ácidos grasos de cadena larga que son absorbidos desde el contenido intestinal.
  • Fibrinógeno.- Es una proteína soluble del plasma sanguíneo y es un precursor de la fibrina (proteína fibrilar que cuenta con la capacidad de formar redes en tres dimensiones) y principal responsable de la coagulación de la sangre. En sus extremos tiene carga negativa permitiendo la solubilidad y repeliendo a otras moléculas para evitar que se agreguen. Es sintetizada en el hígado.
  • Proteínas plasmáticas.- Estas son unas sustancias orgánicas con alta cantidad de nitrógeno y muy complejas que desempeñan un papel sumamente importante para el funcionamiento y la estructura de las células animales y vegetales. Cada especie es capaz de desarrollar sus propias proteínas con especiales características por lo cual son específicas tanto en carácter genético como en el inmunológico. El principal desempeño y tarea de las proteínas de la dieta es servir como fuente principal de aminoácidos, los cuales son utilizados para la síntesis de proteínas nuevas en nuestro organismo.
  • Gérmenes.– Son agentes patógenos biológicos cuya función es la de causar daño o enfermedad  al ser en el que logre entrar, sea humano animal o vegetal.
  • Células hemáticas.– Eritrocitos y leucocitos.
  • Restos celulares y metabólicos.
  • Células cancerosas.– Se le denomina cáncer al común de enfermedades en las cuales hay un proceso descontrolado de división celular creando una masa de células sin finalidad alguna, prácticamente autónoma y con alta capacidad para diseminarse a otros tejidos.

Para dar posibilidad a la defensa y reacción ante los microorganismos  dañinos, los ganglios linfáticos añaden a la linfa leucocitos, macrófagos, linfocitos y granulocitos.

Cuando la carga linfática aún no entra a los vasos linfáticos permaneciendo en los tejidos, se le denominará pre linfa. La cantidad de linfa depende directamente de la circulación sanguínea. Cuando existe una dilatación capilar por ejemplo causada por el ejercicio o esfuerzo muscular, la filtración y cantidad de este líquido, aumentan.

El tabaco afecta a la linfa.

La linfa, después de alguna comida, toma un aspecto lechoso ya que es la que se encarga de absorber las grasas, al pasar a este estado, la linfa se denominará Quilo.

Funciones del sistema linfático

Mantiene el volumen de la sangre, participa en la defensa del cuerpo y drena el líquido intersticial excesivo (líquido que contiene aminoácidos, azúcares, grasas, coenzimas, neurotransmisores, hormonas, sales minerales y residuos que las células desechan), es una de las funciones que desempeña este sistema. También se encarga de transportar proteínas, macromoléculas y lípidos alimentarios. Los vasos, además de transportar lípidos, también llevan vitaminas que se pueden disolver en la grasa como las vitaminas A, D, E y la vitamina K, las cuales posteriormente se absorberán en el tubo digestivo.

El sistema es pieza esencial para la facilitación de la respuesta inmune del organismo, el tejido linfático responde contra células anormales o microorganismos. Los llamados linfocitos y macrófagos son los encargados de reconocer y atacar toxinas, células no reconocidas, microbios o células de cáncer respondiendo principalmente en dos formas, siendo los linfocitos T, los encargados de destruir a los invasores provocándoles lisis (ruptura de la membrana celular) o liberando sustancias especializadas en la destrucción de las células. Así mismo, los linfocitos B, secretan anticuerpos, los cuales son proteínas con la posibilidad de combinarse con sustancias extrañas, destruyéndolas.

La gran parte de nuestro cuerpo, exceptuando los tejidos que no son vasculares, la médula ósea, el sistema nervioso central y algunas zonas del bazo, contiene vías linfáticas.

Leucocitos

La palabra leucocito proviene del griego leukós=blanco y kytos=bolsa.

Son células sanguíneas de distintos tipos y que están encargadas de la respuesta inmune del cuerpo, siendo estas células las que defienden al organismo del ataque de sustancias extrañas y agentes que provocan infecciones también conocidos como antígenos. Todas estas células tienen su origen en la médula ósea y en el tejido linfático. Los leucocitos se producen a partir de células multipotenciales que se encuentran en la médula ósea, a esta clase de células también se les conoce como células madre hematopoyéticas (creadoras de glóbulos rojos).

Se pueden encontrar 5 tipos diferentes de leucocitos siendo varios de ellos fagócitos, lo que quiere decir que son células en estado libre capaces de capturar y disolver microorganismos mediante la fagocitosis.

Los leucocitos también nos proporcionan un buen referente que nos indicará el estado de salud en el que nos encontramos. El número normal del conteo de leucocitos (glóbulos blancos) se encuentra alrededor de los 4 y 11 x 109/L, lo cual se puede traducir como 4,000 a 11,000  glóbulos blancos por micro litro, conformando así cerca del 1% del volumen total sanguíneo de una persona adulta sana.

La leucocitosis es el aumento en el número de éstos que rebasa el parámetro máximo y la leucopenia es la disminución.

Macrófagos

Literalmente: “El gran comedor”. Estas son células que pertenecen al sistema inmunológico y se localizan en los tejidos.

Su origen es a partir de células madre en la médula ósea, las cuales se dividen dando paso a la formación de monocitos que son una clase de leucocito pero no es sino hasta que atraviesan las paredes de los capilares y entran en los tejidos cuando se convierten en macrófagos, capaces de ingerir y destruir células dañadas, eritrocitos gastados o bacterias.

Se le debe su descubrimiento al ruso Elie Metchnikoff, ganador del premio Nobel de medicina  gracias a sus trabajos sobre la inmunidad en el año 1908

  • Formación

Como ya se mencionó, estos macrófagos provienen de las células pluripotenciales presentes en la médula ósea. Debido a la presencia de factores de crecimiento dentro de  la antes mencionada, la célula madre proliferará y dará paso a promonocitos, los cuales al dividirse posteriormente, crearán monocitos; ellos permanecerán en la médula aproximadamente 24 horas para posteriormente pasar a la circulación sanguínea general para ser distribuidos por todo el cuerpo donde en individuos con buen estado de salud, permanecerán por 70 horas más aproximadamente.

Los monocitos al salir de los capilares sanguíneos hacia los tejidos, serán macrófagos lo cual trae grandes cambios para la célula en sí misma como por ejemplo el aumento de su tamaño alrededor de 5 a 10 veces, el incremento en el número y complejidad de sus orgánulos, podrá entonces producir enzimas líticas y secretará una amplia variedad de substancias.

Aunque ellos se encuentran en reposo, varios estímulos podrán activarlos cuando entran en respuesta inmune del cuerpo como la fagocitosis de antígenos o por las citosinas que los linfocitos T secretan, de igual forma, ellos son capaces de reconocer patrones de moléculas de patógenos.

  • Macrófagos, su función

La fagocitosis es la función principal de este tipo de células, fagocitan a cualquier microorganismo invasor extraño que se introduzca en el cuerpo, como las bacterias. Tienen la capacidad de quimiotaxis, lo cual quiere decir que se pueden desplazar a ciertas áreas donde se localice una alta concentración de sustancias químicas.

Pueden iniciar una respuesta natural para luchar contra los microorganismos no benéficos para el cuerpo humano.

Tienen un papel esencial para la coagulación.

Presentan antígenos durante el proceso de fagocitación de algún microorganismo, colocándolos en la superficie externa de su membrana para que los linfocitos T los reconozcan, esto desatará una reacción en la que este tipo de linfocitos T van a producir linfoquinas (Responsables en la comunicación intercelular, son las sustancias que la hacen posible) para de esta forma activar a los linfocitos B y ellos al ser activados comienzan a producir y liberar anticuerpos específicamente dirigidos a la clase  de antígeno que los macrófagos presentaron desde el principio basados en la estructura del microorganismo que estaban absorbiendo lo que resulta en un ataque de defensa altamente efectivo y específico.

También participan de la reconstrucción y sanación del tejido al ingerir las células muertas de dichos tejidos que resultaron dañados después de la reacción contra los microorganismos.

Linfocitos  

Linfocitos

Estas células son un tipo de leucocito, se desarrollan completamente en los órganos linfoides primarios u secundarios siendo estos la médula ósea, el timo, los ganglios linfáticos, el bazo y tejidos linfoides de las mucosas. Circulan a través de los sistemas circulatorio y linfático.

Son de una forma variable y pueden ser clasificados en linfoblastos, polinfocitos y linfocitos activos o inactivos. Son los leucocitos más pequeños. Representan del 20 al 40% de la cantidad total en la sangre de la periferia.

Se encargan de la regulación de la respuesta inmune, ya sea adaptativa o específica. Principalmente se encuentran en la linfa, sangre y órganos linfoides y se diversifican en tres tipos:

Linfocitos B

Se desarrollan en dos etapas, una en la  médula ósea y la segunda en los órganos linfáticos secundarios. Allí, estas células sufrirán una transformación para poder ser células productoras y secretoras de anticuerpos, así mismo dentro de estas dos etapas, estas células se clasificarán en estadio pre-B, estadio pro-B, linfocitos B inmaduros y linfocitos B maduros.

Linfocitos T

La letra T se les otorga debido a que dependen del timo para lograr su diferenciación. Son capaces de detectar a los antígenos proteicos de las moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad.

En estas mismas células se encuentran los linfocitos T colaboradores y los cito tóxicos.

Linfocitos NK.

Se les denomina “NK” porque hace referencia al inglés Natural Killer o Asesino natural.

Al igual que los linfocitos T cito tóxicos y en conjunto con ellos, desempeñan una tarea similar y esencial para el desempeño de la respuesta autoinmune adaptativa del cuerpo humano ya que una célula de este tipo comenzará a actuar de forma prácticamente inmediata al detectar la presencia de algún antígeno. La diferencia con las células cito tóxicas radica en que estas, dependen de la respuesta inmune del cuerpo para activarse.

Son la primera línea de defensa y ataque del sistema linfático para asegurar la supervivencia del cuerpo humano ya que actúan de manera autónoma e inmediata, las células T cito tóxicas aparecerán en como segunda barrera.

Conductos colectores.

El sistema linfático está compuesto por capilares, vasos, conductos y ganglios. Estos cuentan con un diámetro ligeramente mayor en comparación con los sanguíneos, ellos permiten la entrada y paso del líquido intersticial pero no su salida.

Hay dos conductos colectores presentes en nuestro cuerpo, el conducto torácico es el más importante debido a que recoge la linfa de casi todo el cuerpo, sólo no recolectando la del brazo derecho ni las mitades derechas del tórax, cuello y cabeza ya que de estas secciones se encarga la gran vena linfática o conducto linfático derecho.

Cada hora aproximadamente, fluyen 120 mililitros de linfa hacia el sistema venoso cuando se encuentra en reposo. La cantidad de este flujo se ve determinado por la presión del líquido intersticial y por el nivel de actividad en el sistema linfático.

Algunos factores que propician el aumento del flujo están ligados con la presión capilar elevada, capilares con mayor permeabilidad, una reducción en la presión coloidosmótica plasmática y mayores proteínas en el líquido intersticial. Claro, el ejercicio o la exigencia física, también provoca su aumento, alrededor de 10 a 30 veces más.

Ganglios linfáticos

Hay algo más que se le conoce como los colectores linfáticos prenodales, que se encargan de llevar la linfa desde los capilares hasta los ganglios linfáticos, estos ganglios son órganos que se encuentran repartidos por todo el organismo, encapsulados y a lo largo de todo el trayecto de los vasos. Cualquier vaso, sin excepción tiene que pasar a través de un ganglio antes de llegar al torrente sanguíneo. Generalmente los ganglios tienden a hacer cadenas pero también se los puede encontrar solitarios. En el cuerpo hay de 500 a 1000 ganglios.

Los ganglios linfáticos son órganos pequeños localizados en los puntos donde los vasos linfáticos convergen formando vasos de mayor tamaño, los lugares más conocidos son en el cuello, la ingle, las axilas y la región para aórtica. Desempeñan la función de filtros no específicos, retirando partículas con sus células fagocitarias (del griego, phagein=comer y cito= célula. Son células que pueden captar microorganismos y destruirlos en su interior) para evitar que lleguen al torrente sanguíneo al igual que ofrecen un mecanismo a través del cual los linfocitos pueden interactuar con nuevos antígenos. Cuando los linfocitos reconocen antígenos, los ganglios permiten y facilitan la proliferación de células activadas y amplifican la capacidad de respuesta inmune al clonar linfocitos.

El ganglio linfático tiene un aspecto arriñonado con una cápsula fibrocolgenosa. Por él pasan los vasos linfáticos aferentes hacia su interior.

Tipos de células funcionales.

  • A los linfocitos de cualquier tipo y subtipo que en su mayor parte, entran por la vía sanguínea se les conoce como células linfoides.
  • Las células del estroma que no tienen función inmunológica activa.
  • Las células inmunológicas accesorias que se conforman por diversos macrófagos que presentan antígeno.

Compartimentos funcionales y tipos de células de la corteza superficial.

Hay tres tipos de compartimentos funcionales, siendo estos la red de senos linfáticos llenos de células endoteliales, red de vasos sanguíneos por donde acceden los linfocitos y un compartimento parenquimatoso. Fibras reticulares unidas a trabéculas fibrosas son las que se encargan de salvaguardar la integridad de este órgano, los senos son los encargados de transportar la linfa por toda la estructura del ganglio.

La irrigación sanguínea es la encargada de satisfacer las necesidades metabólicas de este órgano.

La corteza superficial contiene estos principales tipos de células: Macrófagos de la zona marginal, macrófagos sinusales, células foliculares dentítricas, células velo y  macrófagos de cuerpo teñido. Las localizadas en la paracorteza son linfocitos y células accesorias entrando y saliendo con frecuencia siendo las células T, dominantes de la región. Entran al ganglio por las “VEA” y salen 6 u 8 horas después por el linfático eferente, al activarse, este tipo de células aumentarán de tamaño y ahora se llamarán, linfoblastos produciendo clones ampliados de células T.

La reacción paracortical en una respuesta inmunológica en la que dominan las células T y la paracorteza puede expandirse hasta la médula.

Las células T activas, viajan en la sangre hasta la periferia que es donde realizan su mayor actividad. La médula del ganglio linfático contiene cordones medulares llenos de células, senos medulares que se encargan de separar a estos cordones y por donde la linfa puede filtrarse desde la corteza hasta el hilio.

En dichos cordones podemos encontrar mayoritariamente células plasmáticas y sus precursoras las cuales se encargan de sintetizar el anticuerpo que es transportado desde el ganglio hasta la circulación general gracias a la linfa eferente.

Organos anexos al sistema linfático

  • Bazo: Órgano de aproximadamente 200gr. Tiene forma oval y se encuentra situado en el hipocondrio izquierdo. Destruye glóbulos rojos viejos, teniendo. También almacena a estos glóbulos rojos ya mencionados, liberándolos conforme el organismo los necesite.
  • Amígdalas: Las cuales son células fagocítelas pertenecientes al sistema retículoendotelial. Podemos localizarlas en la nariz y boca y son la primera defensa que el cuerpo tiene para evitar infecciones. Existen tres tipos, adenoides o rinofaríngeas. Este tipo lo podemos encontrar en la zona rinofaríngea. Palatinas, al fondo de la boca en zona bucofaríngea y las linguales, las cuales se localizan al fondo de la lengua.
  • Timo: Este se encuentra constituido por masas de morfología alargada que se pueden encontrar en el cayado de la vena aorta. Formar linfocitos T es su función principal, estos son sensibles contra antígenos específicos.

Este sistema es considerado como parte del aparato circulatorio; mantiene el equilibrio osmolar, recolecta el quilo, controla las proteínas en el intersticio, forma y activa el sistema inmunológico del cuerpo.

Enfermedades más comunes del sistema linfático

Enfermedades más comunes del sistema linfático

Inflamación de los ganglios

Cuando los ganglios presentan un agrandamiento, la forma común y coloquial de describirlo es decir que dichos órganos están infamados aunque la forma médica y correcta de decirlo es utilizando la palabra: Linfadenopatía.

Para considerar que un ganglio presenta linfadenopatía en un niño, este órgano debe demostrar una medida mayor a 1 centímetro de ancho.

Los lugares donde se pueden palpar los ganglios son, el cuello, la axila, la ingle, barbilla, mandíbula, detrás de los oídos y la parte posterior de la cabeza.

Aparición del linfedema

Cuando los canales o conductos linfáticos presentes en nuestro cuerpo se ven obstruidos se puede hablar de un linfedema, esto debido a la acumulación del líquido denominado linfa entre los espacios intersticiales (entre las células).

Generalmente este tipo de obstrucciones o acumulamiento se debe a una falla o insuficiencia del sistema linfático lo cual va a causar por consecuencia un incremento significativo en el tamaño de toda o parte de las extremidades.

Fallo linfático

 El cual es el aumento de proteína y líquido intersticial.

Edema linfodinámico

Trastornos circulatorios que modifican y generan un aumento de carga linfática. Los pueden causar el corazón, el riñón, un traumatismo, etc.

Acumulación de mucopolisacáridos

Actualmente se les conoce como glicosoaminglicanos o glicosoaminoglucuronanos. Estructuras glucídicas que constituyen a los proteoglicanos que son biomoléculas del tejido conectivo, epitelial y óseo.

Estos mucopolisacáridos son cadenas largas sin ramificaciones de heteropolisacáridos, generalmente constituidas con disacáridos.

Cada uno de los dímeros que conforman esta cadena se encuentran unidos a otro por medio de un enlace glucosídico lo que crea una formación estructural sumamente resistente.

Dos clases de glicosaminglucuronanos, los estructurales como los sulfatos de condroitina o el ácido hialurónico y los de secreción, siendo la heparina la más importante, ella es la que se encarga de evitar y corregir las posibilidades de una trombosis debido a que es un anticoagulante de la sangre.

Se pueden localizar en los tejidos conectivos en donde son capaces de cumplir con varias funciones como la de atraer y retener agua.

Este tipo de compuestos al estar muy hidratados forman un gel haciéndolos idóneos para desempeñar las tareas para las que están destinados dentro del organismo, están presentes en los tejidos mesodérmicos

Alteraciones en las glándulas tiroides

Cuando la glándula tiroidea no produce las hormonas suficientes, se le denomina hipotiroidismo lo que va a causar un gran desequilibrio en el cuerpo.

Linfoma

Se desarrollan en el sistema linfático y son una concentración de neoplasias hematológicas (grupo variado de enfermedades malignas de la sangre, médula ósea y ganglios linfáticos), debido a que están interconectados estos órganos dentro de un mismo sistema, esta enfermedad lo atacará por completo ya que un órgano infectado contagiará al resto.

A este tipo de linfomas se les denomina tumores sólidos ya que son diferenciables de la leucemia.

Se dividen en dos tipos: El linfoma de Hodgkin el cual ha presentado una disminución de casos y los no Hodgkininos que presentan un aumento de casos.

En la nueva clasificación  por la OMS, se presentan 3 categorías de neoplastias:

Linfomas de los linfocitos B

  • Linfomas precursores de linfocitos B
  • Linfomas periféricos de linfocitos B
  • Leucemia crónica de linfocitos B y linfoma pequeño de linfocitos B.
  • Polifoncítica
  • Inmunocitoma linfoplasmacítico.
  • Linfoma en las células de manto
  • Linfoma folicular (cáncer del sistema inmunológico)
  • Linfoma extranodal de zona marginal de linfocitos B de tipo MALT.
  • Linfoma nodal de zona marginal de linfocitos B (de linfocitos B ± monocitoides).
  • Linfoma esplénico de zona marginal.
  • Leucemia de células pilosas.
  • Plasmacitoma y mieloma de células plasmáticas.
  • Linfoma difuso de las células B

Linfomas de los linfocitos T y Células NK

  • Linfomas precursores de linfocitos T: leucemia linfoblástica precursora aguda de linfocitos T (LLA-T) y linfoma linfoblástico precursor de linfocitos T.
  • Linfomas de células NK y linfocitos T.
  • Leucemia linfocítica
  • Leucemia linfocítica granular de linfocitos T.
  • Micosis fungoide
  • Linfoma periférico de linfocitos T, sin otra caracterización.
  • Linfoma de linfocitos T gamma y delta, hepatoesplénico.
  • Linfoma de apariencia paniculítica subcutáneo.
  • Linfoma angioinmunoblástico de linfocitos T.
  • Linfoma extranodal de linfocitos T y de células NK presentes en la nariz.
  • Linfoma en el intestino de tipo enteropático.
  • Linfoma y leucemia de linfocitos T presente en adultos
  • Linfoma anaplásico de linfocitos grandes, de tipo sistémica primario.
  • Linfoma anaplásico de linfocitos grandes, de tipo cutáneo primario.
  • Leucemia altamente agresiva de células NK
  • Linfoma de Hodgkin
  • Linfoma de Hodgkin nodular abundante en linfocitos.
  • Linfoma de Hodgkin clásico.
  • Linfoma de Hodgkin con esclerosis nodular.
  • Linfoma de Hodgkin clásico rico en linfocitos.
  • Linfoma de Hodgkin de celularidad mixta.
  • Linfoma de Hodgkin con depleción de linfocitos.

Lamentablemente este tipo de cáncer en el sistema linfático es de alta presencia en más de un millón de personas alrededor del mundo siendo el no hodgkiniano el tercero con mayor aumento sólo atrás del melanoma y el cáncer de pulmón.

Por último, os dejo un video en YouTube para repasar todos los términos vistos en este artículo y así aprender sobre el sistema linfático de una forma más divertida.

https://www.youtube.com/watch?v=B6N4pCKcNtI