Sistema circulatorio

Sistema circulatorio
1 voto | Media: 5

El sistema circulatorio es un sistema de vías que recorren todo el cuerpo, se encargan de trasladar mediante la sangre, aquellas sustancias esenciales para el funcionamiento del organismo.

Se comunica como las carreteras y calles, el sistema circulatorio tiene por objetivo trasladar aquellos elementos básicos que necesita nuestro cuerpo para funcionar.

Además, de esto sirve como medio para desechar la materia.  Para que las hormonas que realizan las funciones principales circulen libremente por el torrente y, al mismo tiempo facilita el camino para que los sistemas defensivos intervengan en el organismo. Se encarga de mantener una temperatura óptima puesto que las variaciones de esta, afectan el resto de funciones de nuestro cuerpo.

Sistema circulatorio

Para funcionar, el sistema circulatorio necesita de un motor, para poder cumplir todas las funciones de defensa interna, de la temperatura, control de diversas acciones como la alimentación corporal de nutrientes y hormonas esenciales, Este motor es el corazón que cumple una función continua hasta el momento en el que dejamos de vivir, jamás descansa o duerme siempre funciona al ritmo necesario de tu organismo. El sistema es complementado con los vasos sanguíneos, que vienen siendo: las arterias, venas y capilares; mencionadas de mayor a menor tamaño, el fluido que transita por estas vías es la sangre.

El sistema circulatorio es el conjunto del sistema cardiovascular y el sistema linfático.

El aparato circulatorio posee una estructura anatómica, que lo ayuda a realizar funciones vitales para el cuerpo humano, estas son:

  1. Derivar las hormonas, los nutrientes, los gases y las células sanguíneas a cada parte del cuerpo humano.
  2. Recopilar los desechos del organismo para que puedan ser eliminados, ya sea por medio del aire exhalado de los pulmones o por la orina en los riñones.
  3. Mantener estable la temperatura corporal.
  4. Defiende el cuerpo ante la presencia de posibles amenazas infeccionas.
  5. Se encarga de controlar y mantener correctamente el PH del cuerpo.

Partes del sistema circulatorio

El primero y principal es el sistema cardiovascular, se encarga de muchas funciones entre las que destacan, enviar la sangre y nutrientes a todo el cuerpo. Está compuesto por el corazón, la sangre y los vasos sanguíneos como medio de distribución.

El segundo gran sistema que lo compone es el sistema linfático, que tiene por función principal la de comunicar la linfa hacia el corazón y producir hormonas vitales. Está formado por la linfa, los ganglios linfáticos, médula ósea, vasos linfáticos, amígdalas y órganos como el bazo y el timo son parte de su compleja red.

Dentro del sistema circulatorio se distinguen:

  1. Sistema circulatorio abierto. La sangre no está contenida en una misma red sanguínea, sino que, parte desde el corazón a través para después llegar a los vasos sanguíneos; irriga a las células, pero al regresar la sangre lo hace por diversas vías.
  2. Sistema circulatorio cerrado. A diferencia del anterior sistema, en este la sangre se contiene en la red de vasos sanguíneos. Todos los seres vertebrados cuentan con este sistema circulatorio.

Partes del sistema circulatorio

Clasificación de la circulación sanguínea

  • Circulación sanguínea simple.Es la circulación en la cual, la sangre se dirige hacia el corazón una sola vez por cada ciclo.
  • Circulación sanguínea doble. En este tipo de circulación la sangre pasa a través del corazón dos veces, pero esto no se considera como doble ciclo, sino que, la sangre tiene dos objetivos y recorridos distintos:
  • Circulación general o sistémica: En este tipo de circulación la sangre cargada de oxígeno corre por el ventrículo izquierdo, esta pasa a través de la arteria aorta hasta llegar al sistema capilar, donde las venas comienzan a ramificarse, que ya se hallan pobres de oxígeno pasando por las venas cavas y llegando hasta la aurícula derecha del corazón. Dentro de la circulación general, se deriva un subtipo denominado:
    • Circulación portal. Este sistema de circulación tiene su origen en las venas que provienen del sistema capilar. Este se divide en 2 clases.
  • Sistema porta hipofisario, Es en el que la hipofisaria se comienza a ramifica en capilares. Y se forman hipofisarias a partir de esto, las cuales bajan formando una segunda red que se conecta hasta la vena yugular.
  • Sistema porta hepático. Este sistema se basa en aquellas venas que provienen del tracto digestivo, se trasforman en el hígado en más capilares que forman nuevas venas que se conectan con la circulación sistémica por medio de las venas suprahepáticas que se conectan con la vena cava inferior.
  • Circulación central o pulmonar. La sangre antes de pasar este proceso se encuentra sin oxígeno y proveniente ventrículo derecho pasa por la arteria pulmonar que se bifurca para conectarse con ambos pulmones. Así llega hasta los capilares alveolares pulmonares donde se llenan de oxigeno por medio de un proceso con el nombre de hematosis que devuelve la sangre a través de las venas pulmonares, hasta llegar de vuelta por la aurícula izquierda del corazón.
  • Circulación sanguínea completa: Es el tipo de circulación donde la sangre con oxígeno y la sangre que no lo tiene, nunca se mezclan.
  • Circulación sanguínea incompleta, Es el tipo de circulación en la sangre sin oxígeno es combinada en algún punto la que si lo tiene.

En todos los humanos y la mayoría de los vertebrados, el tipo de circulación es doble y del tipo completa.

De esta forma se encarga de transportar nutrientes y oxígeno a todas y cada una de las células, para eliminar con esto desechos metabólicos por medio de la orina, y por el dióxido de carbono que exhalamos.

Este extenso y complejo aparato está compuesto por el corazón y los vasos sanguíneos, por los que corre un líquido rico en nutrientes, oxígeno y hormonas de vital importancia para la vida humana. Este líquido como todos bien sabemos recibe el nombre de sangre, la cual, a su vez, está compuesta de una gran cantidad de elementos

La sangre

Sangre del cuerpo humano

Se trata del fluido que transita por todo el organismo por medio del sistema circulatorio. Es básicamente un material líquido, compuesto principalmente por agua y otras sustancias orgánicas e inorgánicas disueltas, se complementan para formar el plasma sanguíneo y tres tipos de células sanguíneas:

  1. Las plaquetas

Las plaquetas son diminutos fragmentos de células, estas sirven para evitar hemorragias, ayudando a la cicatrización de heridas.

Una gota de sangre puede llegar a contener alrededor de unos 5 millones de glóbulos rojos, a su vez unos 5.000 hasta 10.000 glóbulos blancos en personas sanas y aproximadamente unas 250.000 plaquetas.

  1. Los glóbulos rojos

Los glóbulos rojos, nombrados también como eritrocitos, son las células que circulan por medio de la sangre a través del sistema circulatorio brindándole oxígeno todos los tejidos. Estos, se caracterizan por ser diminutos óvalos y por tener una forma bicóncava es decir con un tipo de hendidura en ambos lados en la parte central, y no contienen dentro ningún tipo de mitocondrias o núcleo cuando llegan a su etapa de madurez máxima.

Los glóbulos rojos tienen diversas características que los ayudan a realizar eficazmente la vital labor de transportar el oxígeno a sus partes. Por su pequeño tamaño, su forma y propiedades, fisionómicas incrementan sus posibilidades de intercambio de gases, los espacios cóncavos de la parte media crean un espacio adicional para la hemoglobina, proteína esencial que se utiliza para el transporte de oxígeno. Al no tener núcleo, los glóbulos rojos no tienen que usar parte del oxígeno que transportan para subsistir, esto incrementa la cantidad de oxigeno que es llevada a todo del organismo.

Conocidos también por el nombre de hematíes, distribuyen la molécula O2. Tienen un tamaño tan, pero tan diminuto que en cada milímetro cúbico existe la cantidad de cinco millones de estas células, miden aproximadamente siete micras de diámetro. Por la carencia de mitocondria se le categoriza en las células muertas. Los hematíes están recubiertos por un pigmento que le da el color rojo, llamado hemoglobina esta sirve para poder transportar oxígeno a partir de los pulmones todas las partes del cuerpo. De producirse una insuficiencia en los glóbulos rojos o en la hemoglobina por parte del organismo, genera una anemia, que puede ser multifactorial, como un defecto genético, un déficit nutricional u otras causas probables.

  1. Los glóbulos blancos

Reciben también el nombre de leucocitos, estos operan el sistema inmunológico efectuando trabajos de limpieza con los fagocitos y mecanismos de defensa, por medio de los linfocitos. Son de un mayor tamaño al de los glóbulos rojos, pero evidentemente hay una menor cantidad, aproximadamente siete mil unidades por cada milímetro cúbico, entran en la categoría de células vivas que se trasladan, provenientes de los capilares y tienen como propósito destruir todos los microbios, patógenos y células muertas que se encuentren de camino por el organismo. También producen anticuerpos que se encargan de neutralizar aquellos microbios que provocan enfermedades y agentes externos que puedan dañarnos.

Los glóbulos blancos, son mucho menos comunes y abundantes que los glóbulos rojos. Su función es muy distinta a la de los eritrocitos, se caracterizan por ser la respuesta inmunológica ofreciendo reconocimiento, neutralización de posibles amenazas, como bacterias y virus.

Los glóbulos blancos además de poseer un mayor tamaño que los glóbulos rojos, se caracterizan por tener núcleo y mitocondrias.

Funciones de la sangre

Transporte: de oxígeno desde los pulmones hacia las células del cuerpo y dióxido de carbono hacia los pulmones, que lo reciben para exhalarlo. Transporta también, nutrientes provenientes del tracto gastrointestinal hasta las células, así como hormonas esenciales hacia otras células. Además, transporta sustancias de desecho hacia distintos órganos para que estos sean eliminados por completo del cuerpo.

Regulación: la sangre que circula en tu organismo, ayuda a mantener una homogeneidad en los líquidos corporales. Regulando el pH por medio de la utilización de sustancias que amortiguan el impacto de los ácidos en el estómago.

Ajusta el nivel de temperatura corporal por medio de las propiedades de absorción de calor del agua que está presente en el plasma sanguíneo, este excedente de temperatura, suele ser transferido al medio ambiente. Es por esto que la presión de la sangre influye en el contenido de agua de los glóbulos, esto por las interacciones que suceden entre las proteínas y los iones disueltos.

Protección: La sangre presenta un sistema de autodefensa, esta es la coagulación, lo que hace más densa la sangre al entrar en contacto con la intemperie. Esto previene que exista una pérdida excesiva en efecto de una lesión. Aunado a esta protección, los glóbulos blancos se encargan de las defensas contra virus y agentes externos, por medio del proceso de fagocitosis. Anticuerpos, proteínas sanguíneas e interferones, que contribuyen a una sólida protección contra una gran variedad de enfermedades que podrían atacarnos.

Características físicas de la sangre

La sangre es este líquido rojizo de cualidad densa, viscosa y levemente pegajosa. Su temperatura aproximada es de 38°C, generalmente se encuentra 1°C arriba de la temperatura oral, tiene un pH levemente alcalino con un valor de entre 7,35 y 7,45. Representa el 20% del líquido total extracelular, y a su vez representa el 8% de la masa total del cuerpo humano.

La cantidad de sangre en un hombre adulto suele ser de 5 a 6 litros, y en una mujer adulta suele ser de 4 a 5 litros. Múltiples hormonas contenidas dentro de la misma sangre se encargan de regular mediante diversos mecanismos de retroalimentación negativa, el volumen sanguíneo y la presión osmótica que mantienen constantes estos niveles. Algunas hormonas como la antidiurética, la aldosterona, y el péptido natriurético auricular tienen las propiedades benéficas de poder regular la cantidad de agua que se expulsa en la orina.

El corazón

Anatomía del corazón

Es el principal órgano del sistema cardiaco y circulatorio, el segundo más importante del ser humano después del cerebro. Es un órgano de clasificación muscular, es el principal responsable de bombear la sangre para hacerla circular todos los rincones del cuerpo, aproximadamente de unas 60 a 100 veces por minuto, dependiendo la necesidad del esfuerzo.

El corazón, una mirada al exterior

El corazón es un órgano de masa muscular que recibe el nombre de miocardio o músculo cardiaco. Esta cubierto con una capa llamada endocardio, y con una doble membrana llamadas pericardio y epicardio. Además, tiene una cavidad pericárdica, que se ubica al medio de las dos paredes, en esta cavidad se produce un líquido lubricador, que le permite latir al corazón, sin rozamientos con los demás órganos.

El corazón, una mirada al interior

El corazón se compone en su interior por cuatro cavidades: dos aurículas y dos ventrículos.

Estas cavidades están interconectadas mediante válvulas. La válvula que conecta al ventrículo derecho con la aurícula derecha recibe el nombre de válvula tricúspide, en cambio la que establece comunicación entre el ventrículo izquierdo y la aurícula izquierda recibe el nombre de válvula mitral o válvula bicúspide. Las válvulas tienen una composición de dos y tres membranas, por esto el nombre de bicúspide y tricúspide, que se encuentran interconectando las paredes del corazón, sus ventrículos y sus aurículas.

Los Vasos

Como ya se ha enfatizado antes, el corazón cuenta con una extensa red de carreteras que son los tubos por los que la sangre puede circular. Tomando esto como analogía, Supongamos que hay super carreteras, avenidas importantes y calles locales, cumpliendo la función básica de una red, la distribución del flujo. Los vasos sanguíneos se clasifican en tres tipos: arterias, venas y capilares, ordenadas de mayor a menor tamaño.

Las arterias

Las arterias son los vasos más importantes, los vitales, estos se encargan de transportar la sangre que el corazón produce hacia todos los órganos y rincones del cuerpo humano.

Provenientes directamente del corazón, la arteria aorta y la arteria pulmonar, una sale desde el ventrículo izquierdo y la otra sale desde el ventrículo derecho. Estas arterias no trabajan de manera autómata, ya que está regulado el flujo de sangre hacia ellas, por medio de las válvulas sigmoideas en el corazón, que permiten la salida de sangre únicamente cuando existe una presión en los ventrículos, situación que sucede cuando los mismos se contraen.

Las venas

Las venas son las encargadas de llevar la sangre sin oxígeno, de vuelta al corazón, proveniente de los órganos previamente enriquecidos con sus propiedades. Las venas que se conectan al corazón son las dos venas cavas, así como las cuatro venas pulmonares. Las primeras venas, llegan a la aurícula derecha y las venas pulmonares, se conectan con la aurícula derecha.

Las venas envían la sangre al corazón abriéndose paso libremente con el movimiento de sus paredes, de forma autónoma para llegar de vuelta al corazón.

Las venas cavas son de las más grandes e importantes para el cuerpo humano. Su más destacada característica es que tiene una vena cava superior, y otra vena cava inferior.

– Vena cava superior: En esta corre la sangre de los órganos de la mitad superior del cuerpo.

– Vena cava inferior: Por ella, corre la sangre de los órganos que están situados bajo el diafragma.

Los capilares

Los capilares son la mínima expresión de los vasos sanguíneos, son de un tamaño microscópicos con finas paredes que se encargan de transportar sangre a todas y cada una de las células de nuestro organismo.

Componentes de la sangre

La sangre está formada por dos principales componentes:

  1. El primero es el plasma, se trata de un líquido extracelular acuoso, que contiene sustancias disueltas vitales para el organismo.
  2. Los elementos corpusculares, que se componen principalmente por diversas células esenciales para el sistema circulatorio, como los que se han mencionado con anterioridad.

Si colocas una muestra de sangre en la centrifugadora, los elementos corpusculares descienden al fondo del tubo mientras que el plasma sanguíneo por ser más ligero, forma una capa sobre las células o elementos corpusculares.

La sangre está compuesta por un 45% de elementos corpusculares, y un 55% de plasma. Generalmente más del 99% de los llamados elementos corpusculares, son los glóbulos rojos o eritrocitos antes mencionados. Los incoloros glóbulos blancos, así como las plaquetas ocupan menos del 1% en el volumen sanguíneo total. Al tener mucha menor densidad que los glóbulos rojos y mayor densidad que el plasma, establecen una capa leuco-plaquetaria muy fina, tomando lugar en la parte media, entre los glóbulos rojos o elementos corpusculares y el plasma centrifugado en la sangre.

Plasma sanguíneo

Cuando los elementos corpusculares, glóbulos rojos o eritrocitos, son removidos de la sangre ya centrifugada, se logra obtener un líquido amarillento, esto se trata del plasma sanguíneo. La composición del plasma es de un 91,5% de agua, y 8,5% de solutos, aproximadamente, de los cuales la mayoría son proteínas. Algunas de estas se encuentran en otras partes del cuerpo, pero aquellas proteínas dedicadas a la sangre específicamente, reciben el nombre de proteínas plasmáticas. Estas proteínas tienen una importante participación en el control de la presión osmótica sanguínea, acción fundamental para el intercambio de sangre a través de los vasos sanguíneos.

Las células del hígado, que reciben el nombre de hepatocitos, tienen la capacidad de sintetizar proteínas plasmáticas, entre las que figura la albúmina en un 54%, las globulinas con un 38% y aproximadamente el 7% de fibrinógeno. Ciertas células de la sangre se convierten en células productoras de gammaglobulinas. Estas proteínas que el plasma tiene, son denominadas como inmunoglobulinas o anticuerpos, ya que son producidos como respuesta a ciertos tipos de acción inmunitaria. La forma en la que operan, es recibiendo estimulación por parte de antígenos, como bacterias y virus que incrementan la producción de anticuerpos, que se unen específicamente al agente invasor, que estimuló su producción, para destruirlo.

Además de estas proteínas, el plasma posee otros solutos como electrolitos, sustancias reguladoras, hormonas, nutrientes, gases, y productos de desecho como la bilirrubina, el ácido úrico, la creatinina y el amoníaco.

Composición del plasma sanguíneo

  1. Agua

Es la parte que le da liquidez a la sangre. Representa el 91,5% del total de esta, actúa como solvente y crea un ambiente óptimo para los componentes de la sangre; absorbe y libera temperatura corporal.

  1. Proteínas plasmáticas:

Ejercen la presión coloidosmótica, que ayuda a mantener el equilibrio acuoso entre la sangre y los tejidos, y regula el volumen sanguíneo.

  1. Albúmina:

Es la más diminuta y a la vez numerosa de las proteínas que se encuentran en el plasma; Esta es producida por el hígado. Estas proteínas sirven como transporte de gran cantidad de ácidos grasos y hormonas esteroides.

  1. Globulinas:

Estas también las produce el hígado, las cuales provienen de los linfocitos B. Funcionan como anticuerpos con las inmunoglobulinas. Así como las globulinas alfa y beta se encargan de transportar los lípidos, el hierro y las vitaminas liposolubles.

  1. Fibrinógeno:

Es también producida por el hígado, esta tiene un papel crucial para la rápida y correcta coagulación sanguínea, en caso de una pérdida de la misma.

¿Entonces, cómo funciona la circulación del cuerpo humano?

Proceso circulatorio

El proceso circulatorio es como un circuito cerrado, esto quiere decir que inicia y termina en el mismo punto, generando un ciclo indefinido, que dura hasta el momento de nuestra muerte, este ciclo tiene su origen y destino en el corazón, es en pocas palabras el motor de la vida.

En los pulmones se capta el oxígeno respirado y la sangre completamente oxigenada llega al corazón por la aurícula izquierda, siendo bombeada a todo el organismo desde el ventrículo izquierdo. Las cavidades del lado derecho son las que bombean la sangre sin oxígeno, que contiene los desechos de todo el organismo, hacia los pulmones, para su eliminación inmediata.

De esta forma, en resumidas cuentas, la sangre sin oxígeno y con residuos llega a la aurícula derecha por medio de las venas cavas, mientras que la sangre que tiene oxigeno se conecta al corazón por medio de las venas pulmonares, para después repartirse por todo el cuerpo a partir de la arteria troncal principal nombrada aorta, de esta se ramifican aterirías más pequeñas, venas y capilares.

La sangre tiene un tejido conectivo extracelular llamado plasma, líquido en el que existen diversas sustancias y fragmentos celulares en suspensión vitales para el cuerpo.

La sangre transporta nutrientes y oxígeno en un sentido; y desechos y dióxido de carbono hacia el otro, mandando esto a determinados órganos como los riñones, los pulmones, y la piel, para que estos se deshagan de esos desechos.

Trastornos más comunes

Con esto, es importante tomar en cuenta que podemos padecer alguna enfermedad del sistema circulatorio y aun no lo sabemos, el cuidado y prevención es fundamental, por eso, a continuación, se mencionan las enfermedades más comunes en el sistema:

Los trastornos o enfermedades del sistema circulatorio, son clasificados por muchos factores, entre los que destacan su localización, su frecuencia, la edad en la que ocurren comúnmente entre otros, pero a continuación se enlistan los principales padecimientos en los que el sistema circulatorio se ve implicado:

  • Hipertensión arterial

Uno de los padecimientos más frecuentes en la población es la hipertensión arterial, esta se diagnostica cuando la presión sistólica, es mayor a 140 mmHg o cuando la presión diastólica llega a niveles superiores de los 90 mmHg.

Esto altera la manera en que la sangre fluye por el sistema circulatorio, alterándola, cuestión que aumenta significativamente el riesgo de padecer otros trastornos cardiovasculares, como un infarto al miocardio o un infarto cerebral. Generalmente las personas con este padecimiento no presentan síntomas visibles lo que complica la detección.

  • Aterosclerosis

En los casos en que la dieta de las personas, sea rica en grasas y colesterol, las moléculas de grasa y otras sustancias nocivas se van acumulando en las paredes internas de las arterias, haciendo que se endurezcan, complicando el transito sanguíneo e incrementando la probabilidad de que otros trastornos como el derrame cerebral.

El término arterioesclerosis, es correctamente aplicado, pero no es lo mismo; esta palabra hace referencia al endurecimiento de las arterias causado por cualquier factor, mientras que la aterosclerosis, es una subclasificación, esta se refiere a los casos que deben su origen a la acumulación de moléculas lipídicas.

  • Arritmia

Las arritmias son básicamente una alteración en la frecuencia del ritmo cardiaco. Estas pueden producirse por exceso de velocidad en el ritmo, que recibe el nombre de taquicardia, o también se da por un decrecimiento de este ritmo, que tiene el nombre de bradicardia, y sus causas pueden ser provocadas por otras enfermedades cardiovasculares, el estilo de vida, o por herencia.

  • Infarto agudo de miocardio

Se trata de una disminución total o parcial, en la cantidad de sangre que se dirige al corazón que lesiona parte de las fibras musculares de este vital órgano. Los principales síntomas se pueden detectar por medio de un fuerte dolor en el pecho, problemas para respirar, dolor en el brazo izquierdo y mareos. Puede ver un excelente artículo de la fundación española del corazón sobre el tema.

  • Soplo en el corazón

Se trata de sonidos anormales detectados en el ritmo del corazón, estos se deben generalmente a un problema en las válvulas cardiacas que generan un incremento del flujo de sangre.

  • Infarto cerebral o accidente cerebrovascular

Un infarto o derrame cerebral, tiene lugar cuando la interrupción del flujo de sangre con vital oxígeno al cerebro, provocando la muerte total o parcial de una parte del tejido del cerebro. Los también llamados ictus suelen dejar graves secuelas, respecto a habilidades cognitivas y de interacción social. Se deben principalmente a la aparición de coágulos sanguíneos.

Conclusión

El motor que hace circular toda la sangre del cuerpo humano, mediante una contracción llamada sístole y el movimiento de relajación después de esta, llamado diástole, tiene una vida constante y rítmica. Se diferencia de todos los otros músculos porque el corazón realiza su movimiento de manera autómata, sin tener que pensarlo. El corazón produce una fuerza constante que provoca la circulación continua de la sangre, circulación que está sujeta a la situación requerida, mientras más sangre requieras, más sangre producirá.

Al ser un órgano de vital importancia, es muy esencial tener una vida más saludable para cuidarlo y prolongar tu vida. La mejor manera de hacerlo es realizando actividad física constante, al menos 30 minutos o 10,000 pasos de caminata, alimentarse de manera sanamente, evitando grasas, alcohol, tabaco, drogas entre muchas otras, que son excelentes maneras de comenzar a mejorar las condiciones de tu corazón.